Preparación para el examen

 

Examen de polígrafo es en realidad una operación bastante compleja, a la que debe prepararse bien tanto el experto que realiza el estudio de este tipo, como la misma persona de la prueba. En el caso de la persona a la que se expone a la prueba, tiene muchas menos obligaciones.

El descanso y la buena salud es lo más importante.

    La prueba del polígrafo muy rara vez se utiliza en los casos penales, porque aquí no constituyen ninguna evidencia en el caso, pero si como material meramente auxiliar. Cada vez más la gente utiliza estos dispositivos para uso personal o de negocios. Los dueños de negocios comprueban, por ejemplo, la credibilidad de sus empleados, ciudadanos particulares ya su vez buscan engaños amorosos o el robo entre los familiares. Encargando este tipo de pruebas a la empresa correspondiente tenemos que hablar con el experto en pruebas de polígrafo. en base a esta charla, el experto prepara un conjunto de preguntas que serán capaces de cumplir con nuestras expectativas y nos darán la respuesta a los problemas persistentes. La entrevista con un experto debe ser lo más honesta y no hay nada de qué avergonzarse aquí, porque estas personas están cubiertas por el secreto profesional y no podrán revelar datos de estas conversaciones.

Preparar un conjunto de preguntas requiere un amplio conocimiento

      Después de la conversación con el experto, este empieza a preparar un conjunto de preguntas. En contra de las apariencias, esta tarea es muy difícil. Estas preguntas deben, de hecho, ser preparadas de una manera tal que claramente y racionalmente se relacionen con un tema en concreto. A esto las respuestas a las preguntas sólo deben ser “sí” o “no”. Lo mejor es mostrar un ejemplo:

 

      La pregunta “¿Cuántas veces has robado a tu hermano el dinero?” la pregunta es poco precisa y al mismo tiempo obliga hacer un comentario por la persona que tiene que responder, lo cual es inaceptable. La formulación correcta de una pregunta de este tipo, sería, “¿Has robado a tu hermano dinero más de 2 veces?”.

 

      Otro ejemplo son preguntas complejas, las cuales no se deben realizar. “¿Has robado a Elisa joyería y dinero?” la pregunta está mal formada. Es imprecisa y la respuesta no nos dice nada, porque a lo mejor la persona sólo ha robado joyas y el dinero no. En consecuencia, este tipo de preguntas se deben de hacer por separado, primero pregunta por la joyas y después por el dinero.

 

    La tarea de preparar preguntas para esto es difícil, ya que debería de haber pocas preguntas tanto como sea esto posible. Con cada siguiente pregunta la evaluación de un verdadero o falso en la pregunta es cada vez más difícil. Por lo general, el número de preguntas tan fundamentales, en esta cuestión, no exceda de 10 unidades. Además, se realizan preguntas neutrales y de control.

La habitación de la prueba del “detector de mentiras”

    Preparación de la prueba por el experto también consiste en organizar una habitación adecuada. Empresas de pruebas de polígrafo por lo general tienen sus propias habitaciones especialmente preparadas para este propósito, pero en el caso de la prueba para los empresarios a menudo se lleva a cabo en las instalaciones del cliente. Por lo tanto, se debe preparar adecuadamente la sala, aislarla de factores externos y garantizar la máxima discreción, durante la realización de la prueba nadie aparte de los involucrados, no deben saber el transcurso de dicha prueba.
    Después de explicar todas las cuestiones relacionadas con el estudio, análisis de las preguntas del examen y obtener el consentimiento de la persona examinada para realizar la prueba del polígrafo, se puede iniciar dicha prueba. Por lo general toma alrededor de dos horas, y los resultados son a menudo entregados en 48 horas después de su finalización.